#Energía

TGS anuncia la primera inversión millonaria atada al RIGI

La empresa TGS presentó hoy un proyecto ante el Ministerio de Economía para destinar US$700 millones a la ampliación de la capacidad de transporte de gas de Vaca Muerta a Buenos Aires.

 


LIDE Argentina - 10 de Julio 2024

Apenas una semana después de aprobado en el Senado el proyecto de Ley Bases, que incluía el régimen de incentivos a grandes inversiones (RIGI), la empresa Transportadora de Gas del Sur (TGS) presentó hoy una iniciativa ante el Ministerio de Economía para invertir US$700 millones en la ampliación de transporte de un ducto que conecta Vaca Muerta con Buenos Aires. La propuesta es una alternativa a la idea del Gobierno de licitar el segundo tramo del gasoducto Néstor Kirchner, que anunció la semana pasada el secretario de Energía, Eduardo Rodríguez Chirillo.

 

A diferencia de la propuesta oficial, el proyecto de TGS permite usar el caño ya construido en el primer tramo e instalar tres nuevas plantas compresoras y otros equipos para ampliar la capacidad de transporte de los 21 millones de metros cúbicos día (m3/d) a 35 millones. Luego, se haría una extensión adicional en el sistema de transporte de TGS, que permitiría aumentar en 14 millones de m3/d la oferta disponible de gas al Litoral y al Norte argentino.

 

La ampliación de la capacidad de transporte permitirá reemplazar importaciones de gas natural licuado (GNL) y de gasoil, que, según cálculos de TGS, permitirán al país ahorrar US$700 millones en la balanza comercial y US$500 millones en las cuentas fiscales, ya que la producción nacional de Vaca Muerta es más económica.

 

“Es la primera iniciativa que viene del sector privado para llevar adelante una inversión en infraestructura de US$700 millones, con el propósito de ejecutar y financiar con fondos propios”, dijo Oscar Sardi, CEO de TGS, en una conferencia de prensa, acompañado de los principales accionistas de la empresa, Luis Fallo, vicepresidente de TGS y representante de la familia Sielecki, y Gustavo Mariani, CEO de Pampa Energía.

 

La obra se repagaría con el valor de las tarifas de transporte de gas, que tuvieron un fuerte aumento de 675% en abril último, luego de estar pisadas durante años debido a la política de congelamiento tarifario que aplicó el gobierno anterior.

 

“En el gobierno anterior no estaban las condiciones dadas para hacer esta inversión. Ahora se dieron determinadas condiciones para hacer una inversión de estas características. Tiene que ser sustentable para que se sigan haciendo inversiones. Tenemos gas para 120 años; o lo aprovechamos hoy, o tenemos que hacer en el futuro un monumento que diga que acá dejamos enterrados miles de millones de dólares”, dijo Sardi.

 

Si bien la actual administración también incumplió durante mayo y junio la promesa de que las tarifas se iban a actualizar de forma mensual, en la empresa señalaron que el Gobierno les prometió que la situación se regularizará a partir del próximo mes. En julio, el servicio volverá a subir cada mes ajustado según un índice de estimación de inflación futura, que el Ministerio de Economía todavía no definió.

 

“A nadie le gusta firmar un acuerdo y después que no se cumpla, pero dada la situación y lo que hizo el Gobierno al actualizar las tarifas, para nosotros fue un logro. Es entendible lo que se hizo después. Dijeron que van a venir con la nueva propuesta de actualización y el efecto en las boletas va a ser mínimo, si la inflación tiende a 3% o 4% mensual. Recordemos que antes los ajustes de tarifas eran semestrales, pero la inflación era mucho menor. La expectativa es tener una inflación menor”, dijo Sardi.

 

La semana pasada, Rodríguez Chirillo presentó ante los empresarios en el almuerzo del Club del Petróleo la iniciativa de avanzar con la construcción del segundo tramo del gasoducto Néstor Kirchner, que uniera Salliqueló (Buenos Aires) con San Jerónimo (Santa Fe). El proyecto permitiría duplicar la capacidad de transporte de gas a 40 millones m3/d desde Vaca Muerta al Litoral, tras realizar una inversión de US$2554 millones. Sin embargo, en el Gobierno se mostraron abiertos a otras iniciativas privadas.

 

En este contexto, TGS presentó el proyecto que tiene dos etapas. En primer lugar, ampliar la capacidad de transporte utilizando el ducto del primer tramo del gasoducto Néstor Kirchner, que se extiende desde Tratayén (Neuquén) a Salliqueló. La empresa calculó el costo de esta obra en US$500 millones, e incluye la instalación adicional de cuatro plantas compresoras para ampliar la oferta en 14 millones de m3/d (de 21 millones a 35 millones).

 

La segunda parte del proyecto implica realizar obras complementarias al ducto que se extiende desde Salliqueló a Mercedes (Buenos Aires) y que está bajo la licencia de TGS. Esto significa instalar dos plantas compresoras adicionales y construir un loop (similar a un bypass) de 20 km al caño ya construido, que demandaría una inversión adicional de US$200 millones.

 

Luis Fallo, vicepresidente de TGS y representante de la familia Sielecki, Oscar Sardi, CEO de TGS, y Gustavo Mariani, CEO de Pampa Energía

Luis Fallo, vicepresidente de TGS y representante de la familia Sielecki, Oscar Sardi, CEO de TGS, y Gustavo Mariani, CEO de Pampa Energía

El proyecto total se divide en dos obras porque se llevarían adelante bajo dos marcos regulatorios distintos. Para la primera parte, el Gobierno debería llamar a una licitación de obra pública, que tendría como base la propuesta presentada por TGS, pero que podría incluir cambios.

 

Una vez publicados los pliegos del concurso, en el que podrían participar otras empresas locales e internacionales, se adjudicaría la obra a quien oferte la mejor propuesta y se le daría el otorgamiento parcial de la concesión de transporte del primer tramo del gasoducto Néstor Kirchner. Al momento, la concesión total la tiene la empresa estatal Energía Argentina (Enarsa), que cobra una tarifa de transporte de US$0,91 el millón de BTU (medida inglesa que se utiliza en el sector). Según los cálculos de TGS, la nueva obra implicaría una tarifa adicional de US$0,60 el millón de BTU para aumentar la capacidad de transporte, reduciendo de esta manera el costo total por molécula.

 

Para la segunda parte de la obra no haría falta una licitación pública, sino que se construiría bajo el marco de servicio regulado de transporte de gas.

 

En TGS calcularon que el proyecto total estaría listo para el invierno de 2026, si el Gobierno adjudica la primera parte de la obra antes del 1° de noviembre próximo. “El costo de la ampliación en tramos finales para acceder al Nodo Litoral desde Salliqueló es el 15% del costo del segundo tramo del gasoducto Néstor Kirchner. Este proyecto es superador a cualquier otra alternativa por el monto de inversión eficiente al aprovechar el uso de la infraestructura existente”, dijeron en la empresa.

 

Si bien la transportadora dijo que el proyecto “no limita ni excluye otros proyectos, tales como la ejecución del segundo tramo del gasoducto Néstor Kirchner”, señaló que esta obra se podría hacer una vez que esté garantizada la demanda de gas de los países limítrofes.

 

Fuente: lanacion.com.ar

LIDE Argentina | Grupo de líderes empresariales

Suscribite a nuestro Newsletter

Audit by

Legal advisor