Publicado el viernes 26 de noviembre del 2021 a las 10:13.

MARCELO ELIZONDO | MODELOS PARA LA RECONSTRUCCIÓN ARGENTINA


Tras las recientes elecciones legislativas los argentinos deberíamos iniciar una profunda discusión sobre el futuro.

 

No sólo ha cambiado la relación de fuerzas políticas en nuestro país, sino que numerosos indicadores exhiben signos de un agotamiento sistémico. Desde la pésima performance económica, pasando por la calamidad social y llegando al deterioro institucional, la Argentina está ante el fin de la vigencia de un modelo. Al cual podríamos llamarlo “el modelo de los desequilibrios consolidados”. Hace mucho tiempo que rige entre nosotros un desequilibrio sistémico múltiple hexagonal (de seis lados): el desequilibrio del sector público sobre el privado, de lo inmediato sobre lo sostenible, de la política sobre las instituciones, de lo doméstico sobre lo internacional, de la evasión de costos sobre la asunción de riesgos y de la discordia sobre los acuerdos.

 

La diferencia ahora es que existe hoy una sensación generalizada de que algo está ya muy mal. Si nos damos cuenta de que no estamos ante un mero accidente, tenemos una oportunidad. Decía Thomas Edison que él valoraba los resultados negativos porque no podía encontrar lo que funciona mejor hasta no descubrir y evidenciar lo que no funciona. Ahora bien: sería un error creer que la única discusión que tenemos por delante es sobre quién gobernará en el futuro cercano.




 


Enseñó Aristóteles que la política tiene dos fases: una agonal (la lucha por el poder entre quienes quieren ejercerlo) y otra arquitectónica (el posterior ejercicio del poder para construir un sistema público de vida). Más aún, agregaba que la síntesis entre ambas permite la que llamaba faz plenaria. Hace mucho que los argentinos nos concentramos en discutir sólo sobre lo primero.

 

Pero algo puede estar cambiando: existe finalmente un resultado evidente a través del fracaso.

 

Los mitos que han prevalecido entre nosotros solo pueden ser diluidos con la dura respuesta de la realidad. Dice el español Javier Cercas que la mentira tiene en nuestro tiempo más poder de difusión que nunca y que ya no basta con contar la verdad, sino que, además, hay que lograr la anulación de la mentira, y especialmente de las grandes mentiras que se escriben como grandes verdades.

 

Mucho se oye decir sobre la necesidad de constituir finalmente consensos entre los argentinos. Pero esa afirmación agrega poco. Lo que hay que construir es una nueva concepción de país. Más aun; podríamos admitir que ya existen desde hace tiempo muchos consensos, porque a través de diversos períodos han prevalecido coincidencias sobre un elevado gasto público, una economía poco vinculada al mundo, un marco social de referencia sobrerregulado y desconfiado de la iniciativa particular, un régimen de normas disfuncionales (laborales, tributarias, administrativas, económicas, y hasta electorales) y la prevalencia de reclamos particulares sobre la concordia comunitaria. Consensos tenemos. Pero son disfuncionales.

 

Por lo tanto, lo necesario es construir una concepción de país diferente. Valores, condiciones éticas, ideales. Luego, instituciones. Y, después de ello, instrumentos y operaciones para ponerlos en marcha. Ortega destacaba que las sociedades discuten ideas, pero comparten creencias. Quizá estemos ante esos tiempos excepcionales en los que se procede a un ejercicio crítico sobre ambas.

 

Para ello es apropiado pensar en un nuevo modo de convivencia. Lo que nos lleva a redefinir aquello sobre lo que tanta tinta se ha hecho correr: el rol del Estado. Nuestro Estado sucumbió: inseguridad, inflación, incerteza jurídica, educación empobrecida, infraestructura averiada, escasez de medios de solución de controversias. Buena parte de lo que hay que definir ahora es efecto del fracaso de nuestro estatismo. Pues bien: ¿qué “Estado” queremos ahora?

 

Una comparación internacional puede ayudarnos a ubicarnos primero y dilucidar después. Hay en el mundo diferentes grados de participación del Estado en la vida de la gente. Una participación de primer grado es la que ocurre en aquellos países en los que lo público básicamente se remite a conceder instituciones y en los que el principal ordenador son los contratos entre los particulares. Ryan Furhman pone como ejemplos a Australia, Singapur, Suiza o Nueva Zelanda.

 

Una participación de segundo grado ocurre en aquellos países en los que, además de lo anterior, el sector público ejerce un rol distributivo mayor, especialmente a través de políticas impositivas y gasto público. Los países europeos nórdicos suelen ser puestos como ejemplo: Noruega, Dinamarca y Suecia (según datos de la OCDE), con elevados niveles de gasto público, ejercen acción social pero manteniendo respetos institucionales y garantías individuales inviolables.

 

Un tercer grado ocurre en aquellos países en los que, además, un intervencionismo regulativo crea una intromisión pública diferente: restricciones, prohibiciones, exigencias de permisos, burocratización. Según el índice de libertad económica de la Heritage Foundation son países que ingresan en esta categoría Ucrania, India o Argelia.

 

Una variante adicional a ellas se observa a través del aislacionismo internacional: países que restringen en frontera el comercio exterior, las inversiones extranjeras o los flujos de intercambios diversos desde su territorio hacia o desde el resto del planeta. Según el Banco Mundial, Nigeria o Indonesia tienen muy poca intensidad económica internacional.

 

Y, finalmente, un último grado se observa cuando la sobreintervención estatal y el intromisionismo público no están basados en normas sino en comportamientos aleatorios, personalistas, en ocasiones discrecionales y poco previsibles, por parte de la autoridad. The Economist Intelligence Unit califica cerca de esta categoría a Siria o la República Centroafricana.

 

Pues nosotros no hemos vivido demasiado cerca de los primeros descriptos y deberíamos acercarnos a ellos. Y admitir para eso que en nuestra discusión política habrá que aclarar confusiones.

 

Por ejemplo, se ponen por acá como modelos los nórdicos europeos por su elevado gasto público sin advertir que son países muy institucionalizados y con economías muy abiertas (la participación del comercio exterior total en ellos más que duplica la de la Argentina); o se sobrevalora cierta mayor regulación en algunos países sin discriminar entre la que es institucionalizada –basada en normas estables y previsibles y respetando garantías– de la que se apoya en meras decisiones ocasionales de la autoridad sin amparo de instituciones respetadas (Francia, con más regulaciones, respeta inobjetablemente garantías).

 

Por eso, si vamos a rediscutir y comparar, conviene advertir, como Henry Bortoff, que en toda ocasión la parte es solo el lugar para presenciar la totalidad. Es un buen momento para pensar de nuevo. Para comparar casos exitosos si se lo hace de modo integral. Y construir.

 

Dice Daniel Goleman que para imaginar el futuro necesitamos tres cosas: pensamiento positivo, un punto de apoyo firme en la realidad y un sentido de propósito profundo y duradero.

 

Fuente: LA NACION

LIDE Argentina | Grupo de líderes empresariales

Miembros

3M

AAPRESID

AB MAURI HISPANOAMÉRICA

ABB ARGENTINA

ABB POWER GRIDS

ACCOR HOTELS

ADECCO ARGENTINA

ADECOAGRO

ADIDAS

AES

AIR LIQUIDE

ALVEAR PALACE HOTEL

AMCOR FLEXIBLES ARGENTINA

ARCELORMITTAL ACINDAR

ARCOS DORADOS

ARIZONA

ARLA FOODS INGREDIENTS

ASOCIACIÓN ARGENTINA DE GOLF

ASOCIACIÓN ARGENTINA DE POLO

ATANOR

ATENTO

AUREN

AVAYA

AVIS BUDGET GROUP

BAKER HUGHES

BANCO CIUDAD

BANCO DEL SOL

BANCO PATAGONIA

BANK OF AMERICA MERRILL LYNCH

BASF

BAYER

BDO

BECCAR VARELA

BERTOTTO BOGLIONE

BITFARMS

BMC

BMW

BODEGAS ESMERALDA

BOLSA DE CEREALES DE BUENOS AIRES

BRINKS

BROTHER

BTG PACTUAL ARGENTINA

BUREAU VERITAS

CABOT CORPORATION

CALIDRA

CAMBRAS

CARGILL

CARLSON WAGONLIT TRAVEL

CELSUR LOGISTICA

CEVA SALUD ANIMAL

CLUB MED

COLGATE PALMOLIVE

COMITE OLIMPICO ARGENTINO

CRUZ DEL SUR

CRUZ ROJA INTERNACIONAL

DELAVAL

DELL TECHNOLOGIES

DELOITTE

DELTA PLUS GROUP

DIAGEO

DSV AIR AND SEA

DUNLOP

EDENRED

EINHELL

ELEMIDIA

EMERSON

EMIRATES AIRLINES

ENAP SIPETROL

EQUIFAX

EVONIK

FISCHER

FOOD SERVICE

FUNDACION EDUCANDO

FUNDACION FANGIO

FUNDACIÓN INECO

GALENO

GEFCO

GENESYS

GLOBAL HITSS

GLOBANT

GOLDEN MINING

GOYAIKE

GRANT THORNTON

GRUPO AMANDA

GRUPO ATLANTIDA

GRUPO BENETTON

GRUPO BERMEJO

GRUPO BIMBO

GRUPO CARDON

GRUPO COLOME

GRUPO D´ACCORD

GRUPO EMA

GRUPO LNG OLIVIERI

GRUPO LOS GROBO

GRUPO LVMH

GRUPO MADERO SUR

GRUPO MONARCA

GRUPO MOURA

GRUPO RODOBENS

GRUPO SAN CRISTÓBAL

GRUPO SANCOR SEGUROS

GS1 ARGENTINA

GYMPASS

HENKEL

HITACHI VANTARA

HOGARTH

HOLCIM

HOSPITAL FAVALORO

HUAWEI

IAE BUSINESS SCHOOL

IAPG

ILOLAY

INDEPENDENT SHIP AGENTS

INDRA

INFOBIP

INTEGRATION CONSULTING

INTERBRAND

INTERNATIONAL TRADE LOGISTICS

ITBA

JAS FORWARDING de ARGENTINA

JOHNSON & JOHNSON

KANSAI

KANTAR IBOPE MEDIA

KPMG

LA CAJA

LA MERIDIONAL

LE COQ SPORTIF

LINDE

LOGICALIS

LOGITECH

LOMA NEGRA

LOUIS DREYFUS COMPANY

LUMEN

MARSH

MASTERCARD

MEDITERRANEAN SHIPPING COMPANY

MEDLOG ARGENTINA

METALFOR

MICHELIN

MOVILE

MSC CRUCEROS

NATURA COSMETICOS

NEORIS

NESTLE

NOKIA

OLX AUTOS

PALACIO DUHAU-PARK HYATT

PALADINI S. A.

PEPSICO ALIMENTOS

PORTER NOVELLI

PPG

PROFERTIL

PUENTE

RABOBANK

RANDSTAD

RAPP ARGENTINA

RE/MAX

RED HAT

RED LINK

RICOH

RIZOBACTER

ROBERT BOSCH

ROLEX ARGENTINA

RUSSELL BEDFORD

S&A VISTRA ALLIANCE

SAINT- GOBAIN

SAMCONSULT

SANOFI

SAP

SEIDOR

SMILES

SMURFIT KAPPA

SOCIEDAD RURAL ARGENTINA

SODEXO

SOFTTEK

SOUTH AFRICAN AIRWAYS

SPEEDAGRO

STEFANINI GROUP

STELLANTIS

T4F

TAKEDA ARGENTINA

TELEPERFORMANCE

TELESPAZIO

TETRA PAK

TGN

TGS

THE LEADING HOTELS OF THE WORLD

TMF

TOTVS

TRAVELPORT

UBER

UCEMA

UNIVERSAL ASSISTANCE

UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES

UNIVERSIDAD DE SAN ANDRÉS

UNIVERSIDAD FAVALORO

VETOP INTERNACIONAL

VOLKSWAGEN

VOLVO TRUCKS Y BUSES ARGENTINA

WALLCHASE

WESTROCK

WHIRLPOOL

WILDLIFE CONSERVATION SOCIETY

WINTERSHALL ENERGIA

YARA

YUSEN LOGISTICS ARGENTINA

ZOETIS

LIDE Argentina - 2016 Todos los Derechos Reservados by